Programa de Alto Rendimiento Académico

Iniciamos con una buena planificación:

 

El éxito en los estudios depende en gran medida de una buena planificación.Los estudiantes que destacan no son habitualmente los más inteligentes, sino aquellos que saben planificar su trabajo, aplican un buen método de estudio, están motivados y tienen mucha confianza en sí mismos.
 

PLANIFICACIÓN DEL ESTUDIO
 

La planificación del estudio permite obtener mejores resultados y hacer más llevaderos los estudios, evitando en gran medida los temidos momentos de agobio. Con una buena planificación evitamos tener que hacerlo todo los últimos días, con jornadas de estudio maratonianas y agotadoras de gran ansiedad y con altas probabilidades de que esta gran “paliza” Imágen Paral final no sirva para nada (ni para aprobar, ni por supuesto para aprender).
 

Importancia de la memoria para optimizar nuestro estudio:
 

La memoria es la capacidad que posee el ser humano para recordar algo que anteriormente ha aprendido, ha experimentado o incluso ha imaginado.
 

La memoria se manifiesta a través del recuerdo y del reconocimiento. Reproducimos de forma voluntaria lo que hemos almacenado en nuestra memoria a través de la evocación y de la reflexión.
 

La memoria es fundamental para estudiar, sólo sabemos todo aquello que somos capaces de recordar. Prácticamente podemos considerar que la memoria es como uno de nuestros músculos, que cuanto más se ejercita más se va a fortalecer, y por lo tanto, mayor va a ser capacidad, agilidad y utilidad.
 

Pero la memoria es algo que se agota y la mejor forma de conservarla y cuidarla es usando papel y bolígrafo siempre que nos sea posible, para anotar todas las fechas, horarios, citas, números de teléfono y todo tipo de datos que nos bombardean al cabo de los días.
 

Se puede pensar la memoria como una serie de pasos a través de los cuales procesamos información, de forma parecida a como lo puede hacer un ordenador, que almacena y recupera datos. Ese conjunto de datos constituye lo que se conoce como el modelo de procesamiento de la información de la memoria. Pero aunque sea posible esta comparación entre la memoria humana y la de una computadora, ambas se encuentran muy alejadas, ya que en la humana influyen factores de tipo…
 

  • biológico
  • ambiental
  • social
  • emocional

 

que hacen que recibamos mucha más información de la que realmente somos capaces de procesar.
 

ESTRATEGÍAS Y TÉCNICAS PARA MEJORAR EL FUNCIONAMIENTO DE LA

MEMORIA.

 

  1. Las estrategias de selección son una actividad que consiste en prestar atención a los datos relevantes de la información que nos llega con objeto de simplificar o reducir la extensión, para así poder procesar con mayor facilidad y profundidad. Esta estrategia es apropiada en procesos de adquisición de conocimientos o información plasmada en textos escritos.
  2.  

Las técnicas propias de la estrategia de selección son:

 

  • El subrayado
  • El resumen
  • El esquema
  • La extracción de las ideas principales.

 

  1. Las estrategias de repetición o de repaso tiene por objeto mantener la información de manera activa en la memoria a corto plazo, nombrándola de manera repetida, para poder ser transferida a la memoria a largo plazo. Por ejemplo, supongamos que nos presentan a cuatro personas a la vez, únicamente por su nombre, la técnica a aplicar para recordar los mismos sería repetir verbalmente el nombre de cada una de las personas a la vez que se efectúa el saludo.

 

En otras ocasiones puede ser necesario el aprendizaje literal de un texto, una frase, una poesía…. entonces la eficacia de la repetición va a depender de la frecuencia de los repasos y de la distribución de los mismos. No se memoriza un poema o el vocabulario de un idioma extranjero, como no se aprende a manejar un ordenador con un solo ensayo, la repetición es imprescindible.
 

En la repetición se usan varias técnicas: una de ellas es la práctica distribuida aconsejada cuando la cantidad de información es amplia, o nueva, o resulta difícil y la práctica concentrada o masiva es aconsejada en tareas breves, significativas y fáciles.
 

Por ser la repetición una estrategia que exige esfuerzo sostenido, y al objeto de facilitar la tarea de retención se utilizan de forma complementaria otras estrategias como la de organización de la información o la de elaboración o procedimientos mnemotécnicos.
 

  1. Las estrategias de organización son una actividad que consiste en combinar, agrupar o relacionar entre sí los contenidos informativos en una estructura coherente y significativa.

 

La clasificación es la técnica más elemental de organizar la información que debemos retener y recordar. Por ejemplo, nos resultará más fácil recordar los productos que debemos comprar si los hemos agrupado por categorías (verduras, carnes, limpieza…) o el vocabulario de una lista de palabras de idioma extranjero si lo agrupamos por verbos y sustantivos.
 

En otras ocasiones no es posible clasificar por categorías o tipos, entonces se utilizan clasificaciones en función de la relación semejanzas-diferencias, ventajas-inconvenientes, causas y efectos….

 

 

¿Qué son las técnicas de estudio?

Técnicas de Estudio

El concepto de técnicas de estudio es el que se utiliza para designar a todas las estrategias que un estudiante de cualquier nivel educativo puede llevar a cabo para obtener los mejores resultados en sus estudios. Las técnicas de estudio son una parte elemental y de gran importancia ya que permiten ordenar el trabajo, priorizar, aprovechar los recursos disponibles de mejor modo y además también permiten desarrollar nuevas técnicas y modos de enfrentar el conocimiento a futuro.
Cuando hablamos de técnicas de estudio hacemos referencia a las estrategias que pueden variar en gran modo de acuerdo al nivel educativo (primario, secundario, universitario) pero que en definitiva tienen un mismo objetivo y buscan Blog Técnicascumplir con un mismo fin que es que el alumno pueda obtener mejores resultados a partir del desarrollo de diferentes habilidades o aptitudes que le permitan encarar mejor cada actividad o tarea.
De este modo, entre los diferentes métodos de estudio encontramos acciones que están destinadas a:

 

  • Mejorar la comprensión de textos así como también la producción de los mismos, pero esas técnicas pueden no resultar específicamente útiles para otras asignaturas más prácticas en las que hay que desarrollar otro tipo de aptitudes.

 

  • Las técnicas de estudio siempre giran en torno a la noción de orden y constancia, de creación de hábitos y cierta regularidad que le permitirá al estudiante actuar más rápidamente y con mejor preparación frente a determinadas tareas asignadas. Estas acciones que hace unas décadas atrás parecían básicas y elementales para cualquier estudiante son hoy importantes a remarcar debido a que la abundancia de estímulos, información y datos hace difícil a aquel que quiere estudiar poder concentrarse y prestar atención a la tarea a desarrollar por un largo período de tiempo.

 

  • Las técnicas de estudio suelen permitir al estudiante comprender mejor el material que se le exige para poder rendir un examen o para comprender un tema. Cuando se habla de un texto podemos mencionar aquellas que van desde lo más simple como hacer una lectura exploratoria del documento, subrayar o marcar al margen ideas esenciales hasta aquellas más complejas que ya requieren un mayor nivel de práctica y trabajo como por ejemplo cómo realizar un resumen, un cuadro sinóptico o una red conceptual en la cual todos los términos estén correctamente relacionados entre sí. Estas habilidades llevan tiempo y no se pueden desarrollar de un día para el otro, y esto marca la importancia de las técnicas de estudio para permitir al alumno lograr un buen nivel de estudio.

Como vemos las técnicas de estudio repercuten directamente en los resultados obtenidos por nuestros y nuestras estudiantes, ya que una correcta formación de las diferentes técnicas, permite una mejor organización del estudio y por ello, una mayor facilidad hacia el mismo. Por lo que es tarea de los docentes, principalmente, aportar a los y las estudiantes los guiones necesarios que les permitan enfrentarse al estudio de la forma más fácil posible y teniendo siempre en cuenta sus posibilidades y necesidades.

 
Las diferentes técnicas se permiten adaptar a cada alumno y alumna, por lo que es necesario que conozcan todas y cada una de ellas, para que sean ellos y ellas mismos y mismas las que decidan cual le resulta más oportuna en cada uno de los casos.

 
Para ello podemos llevar a cabo unos test de conocimiento personal, en los que los alumnos y alumnas valoren lo que realmente les resulta necesario y necesitan a la hora del estudio, ya que son muchos los casos en los que ellos y ellas mismos y mismas no conocen realmente los fines de su estudio y se limitan a la memorización y repetición para expresarlo en el examen y posteriormente olvidarlo, por lo que el aprendizaje no se considera funcional ni útil para la puesta en práctica de los nuevos conocimientos en un futuro de manera que les resulten facilitadores para el aprendizaje posterior. Por lo que debemos dar a conocer a los alumnos y alumnas los métodos y las técnicas de estudio más oportunas para que el aprendizaje sea funcional y los nuevos conocimientos queden establecidos en las estructuras mentales de nuestro alumnado, siempre poniéndolas en conflicto con los conocimientos previos, ya que de esta forma se lleva a cabo un aprendizaje realmente significativo, por lo que los nuevos aprendizaje quedan integrados en los alumnos y alumnas, y los llevan a utilizar en nuevas situaciones similares, para llegar a comprender mejor conocimientos relacionados con los mismos, pero con diferente nivel de complejidad.

 

La Evau

EVAU

 
La EVAU es la Prueba de Evaluación para el Acceso a la Universidad, y sustituye a la tradicionalmente conocida como PAU. En el curso actual se han implantado unos cambios importantes dentro de la Comunidad de Madrid. Dado que han desaparecido los tradicionales exámenes de recuperación de las materias suspensas en el mes de Septiembre, la EVAU también ha modificado sus fechas.

 

La convocatoria ordinaria (para los alumnos que han aprobado todas las materias de Bachillerato en el mes de Mayo), tendrá lugar los días 5-6-7 de Junio.

 

La convocatoria extraordinaria (para aquellos alumnos que tienen alguna materia suspensa) se adelanta al mes de Julio. Se examinarán en sus centros durante el mes de Junio de las asignaturas que no hayan aprobado, y realizarán la EVAU durante los días 3-4-5 de Julio.

 

Blog Evau¿Cómo afrontar los cambios en la EVAU?

 

La principal modificación afecta a la fecha de examen, dado que la estructura de los mismos continúa siendo la misma. Por ello, es muy importante que los alumnos trabajen con continuidad todas las materias, finalizando el Bachillerato en el mes de Mayo, y estudiar de manera intensiva para la EVAU de Junio.

 

Aquellos que tengan algunas asignaturas suspensas para Junio deben combinar su preparación con la EVAU de la convocatoria de Julio, dado que tendrán pocos días entre los exámenes de recuperación en su centro y la prueba de acceso a la universidad.

 

¿Qué materias elegir en la EVAU?

 

La estructura de la prueba consta de un bloque obligatorio (Lengua Castellana, Historia de España e Inglés) y una materia troncal de su modalidad de bachillerato. Aprobada esta parte, el alumno obtiene su calificación. No obstante, para aquellos que quieran o necesiten subir nota (dependiendo del grado universitario al que quieran acceder), deben examinarse de hasta cuatro materias de su opción de Bachillerato. Hay que elegir las mismas teniendo en cuenta las ponderaciones de los diferentes grados universitarios, y de las Universidades en las que se cursarían los mismos.

 

¿Cómo preparar la EVAU?

 

Esta prueba consta de algunas de las materias que se han trabajado durante todo el curso, por lo que es muy importante:

 

  • Escoger las materias de las que me voy a examinar, y conocer el día, la hora y el lugar de la fecha de examen.

 

  • Planificación del horario y tiempos de estudio diarios, junto a momentos de ocio y desconexión. Hay que tener en cuenta que se necesita programar los descansos para poder rendir adecuadamente en el momento de estudio.

 

  • Realizar un estudio diario y repasos habituales. Cuando se ha aprobado el 2º curso, se dominan todos los contenidos que pueden aparecer en la EVAU, así que es adecuado incidir en las áreas en las que se ha tenido mayor dificultad. Combinarlo con el repaso de todas las materias de las que se va a examinar

 

  • Realizar simulacros de examen. Familiarizarse con su estructura, duración (consta de 1 hora y 30 minutos, y están habituados a exámenes de 1 hora), presentación (márgenes, expresión escrita, no cometer faltas de ortografía,…). Para ello es necesario realizar exámenes de años anteriores, respetando la extensión, los tiempos,… Así, se llegará al día del examen mucho más tranquilo y seguro de sí mismo.

La tercera evaluación es la decisiva

El curso termina…

 

Con el final de la implantación de la Ley Orgánica para la Mejora de la calidad Educativa (LOMCE), la tercera evaluación ha pasado a ser más importante que en cursos anteriores. Actualmente no hay recuperaciones en Septiembre y han pasado a formar parte de la ampliación hasta final de Junio del calendario escolar.

 

Estábamos acostumbrados a tener todo el verano para poder recuperar las asignatura que no habíamos logrado aprobar en las convocatorias extraordinarias. Ahora éstas han quedado establecidas dentro del mes de Junio, dejando muy poco tiempo para recordar las evaluaciones anteriores y aprender todo lo que no nos quedó claro antes. Es por esto que desde que empieza la tercera evaluación tenemos que afrontarla con más fuerza que cualquiera de las anteriores.

 

Blog Recuperaciones¿Cómo debemos afrontar esta última oportunidad del curso?

 

 

  • Hay que organizarse para tener tiempo para todo. Con una buena planificación y trabajando día a día podremos llegar a Junio y salir airosos de la última evaluación.

 

  • No te estreses demasiado. La ansiedad en niveles adecuados es lo que nos hace movernos y encontrar soluciones. Por ejemplo, estar un poco nerviosos antes del examen hace que nuestro cerebro trabaje mejor y más rápido que si estamos demasiado relajados. No olvides que hay un paso muy pequeño entre un poco nerviosos y muy nervioso. Si el nivel de ansiedad es demasiado alto no podemos trabajar con claridad, incluso podemos quedarnos en blanco. Hay que encontrar el equilibrio. Si no sabes cómo rebajar esa ansiedad para que sea adecuada, nosotros te daremos pautas de cómo hacerlo.

 

  • Trabaja cada día. Haciendo los ejercicios que mandan en clase y repasando todos los días, ya tienes parte del trabajo hecho de cara a los exámenes.

 

  • No te quedes con las dudas. Es muy importante que sepas qué estas dando en clase y que lo entiendas. Muchas veces no se preguntan las dudas y eso se va acumulando, llegando a veces a hacerte suspender un examen porque lo del principio no lo entendiste. Si no entiendes algo busca ayuda para poderlo entender.

 

  • Disfruta de la última evaluación. Visualiza tu verano sin el estrés de que a la vuelta tienes que volver a hacer exámenes y de ellos depende que pases de curso. Este verano lo puedes aprovechar para hacer cosas nuevas, cursos interesantes, reforzar materias que tengas algo más flojas y para trabajar en tu futuro sin la presión de las recuperaciones.

 

Piensa que en esta evaluación se decide todo. Es el último empujón de este año. Esfuérzate para obtener la mejor de las recompensas: la satisfacción del trabajo bien hecho.

Intensivos de recuperación de asignaturas Mayo/Junio

Ya no habrá recuperaciones en Septiembre:

 

La Comunidad de Madrid adelanta los exámenes de septiembre a junio en este curso escolar 2017/2018. La medida afectará a los alumnos de ESO, Bachillerato y FP que tengan asignaturas pendientes. Esta nueva medida se pone en marcha porque más de la mitad de los estudiantes no logra recuperar ninguna asignatura en los exámenes de septiembre.

 

Blog 3ª EvaluaciónCon este cambio,  se le da aún más peso a la evaluación continua. El nuevo modelo deja dos semanas entre la finalización del curso y la convocatoria extraordinaria. Estas dos semanas pueden servir para incidir en una parte de los contenidos que no hayan quedado consolidados e intentar buscar apoyo que facilite el aprobado de aquellas asignaturas que han sido suspensas.

 

Con el adelantamiento de las evaluaciones extraordinarias,  se puede perjudicar a los alumnos con más suspensos ya que en dos semanas es mucho más complicado levantar varias asignaturas suspensas.

 

Para los estudiantes de 2º de Bachillerato, aumentarán considerablemente sus opciones de cursar el grado universitario deseado sin tener que esperar a superar las materias pendientes en septiembre. Por ello, es imprescindible llevar a cabo una buena planificación y organización en los meses de Mayo, Junio y Julio.

 

Este anticipo de exámenes se aplica desde hace tiempo en las universidades españolas y está relacionado con la entrada en vigor del Plan Bolonia de reforma universitaria en Europa. De momento, se llevará a cabo una evaluación durante los dos primeros cursos escolares para comprobar si el nuevo calendario funciona correctamente y es beneficioso para el sistema.

 

¡La Vuelta al Cole!

Nuevo curso académico

Empieza septiembre y con él, el comienzo del nuevo curso académico y como en todos los comienzos nos planteamos cosas como “este curso estudiaré más y a tiempo”, “me organizaré mejor” o “no dejaré todo para última hora”; Este tipo de “promesas” que sin duda son pensamientos positivos, pero… ¿Cuántos alumnos los cumplen? Para solucionar este problema vamos a plantear 5 técnicas que pueden ayudar conseguir estos propósitos.

 

 

1. Planificar un horario para el estudio

Una vez que empieza el curso y se tienen claras las asignaturas y el horario de éstas, es el momento de realizar una planificación del tiempo de estudio. Este hecho puede parecer innecesario, pero no lo es, un horario hace que mantengas un nivel de trabajo constante y por lo tanto un empuje para seguir con aquellas metas que te hayas propuesto.

2. Preparar un lugar de trabajo

El lugar de estudio debe ser uno y siempre el mismo ya que favorece la concentración. Además, cuando se comienza el estudio se deben evitar todo tipo de distracciones para poder aprovechar al máximo el tiempo que hemos decidido.

3. Elegir un método de estudio y aplicar técnicas de aprendizaje

Como hemos mencionado el orden y la planificación es muy importante, pero ademáses muy importante el método de estudio y las técnicas de aprendizaje. Existen muchas técnicas usadas para facilitar el aprendizaje y la memorización. Consulta nuestro Curso de Técnicas de estudio.

4. Marcar unos objetivos

Marcarnos objetivos hace que nos motivemos para seguir nuestra rutina diaria o semanal. También nos motiva la gratificación que se siente al hacer las cosas bien y de forma constante, valorando el esfuerzo puesto en dicho objetivo.

5. Recompensar logros y asumir fracasos

Debemos ser conscientes que podemos fracasar en un momento determinado y no llegar a un objetivo propuesto. Esto no puede servir como excusa para abandonar el resto de objetivos que nos habíamos planteado. Por ello, es recompensarnos de vez en cuanto.

En resumen, debemos saber planificar, conocer técnicas eficaces, ser constantes y mantenernos motivados; Todo esto nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos propuestos al comienzo del curso académico.

Bachillerato – Nueva Etapa

Empezar Bachillerato

Decidir cursar bachillerato no es una decisión sencilla puesto que se trata de una etapa que tiene un nivel de exigencia significativamente mayor a las etapas anteriores.

 

Más concretamente, el bachillerato de ciencias implica una actividad más práctica y experimental con la que no cuenta la modalidad de sociales. Es por eso que debemos tener varios aspectos en cuenta a la hora de tomar esta decisión:

 

  • En primer lugar, entramos en una etapa en la que no es posible sólo memorizar la materia el día antes, plasmarlo el día del examen y olvidarlo a la semana siguiente. En esta etapa ya contamos con la necesidad de comprender, sintetizar e integrar la información, ya que la cantidad de materia que tenemos ha aumentado considerablemente y no es posible almacenarlo todo en la memoria a corto plazo (MCP), por lo que tenemos que empezar con tiempo para poder pasar esos conocimientos a la memoria a largo plazo (MLP) y afianzarlos para no olvidarlos el día del examen y en momentos posteriores.

 

  • Por otro lado, las asignaturas de sociales no se estudian de la misma manera que las asignaturas de ciencias requieren una planificación totalmente diferente, ya que cuentan con asignaturas más prácticas que constan principalmente de ejercicios, no tanta teoría como ocurre en la modalidad de sociales.

 

Es por eso que la organización y la forma de estudiar las asignaturas de este bachillerato se deben enfocar de otra manera.

 

Debemos planificar tanto los momentos de estudio como los momentos de práctica, para afianzar tanto contenidos como teoría y así rendir al máximo el día del examen.

Elegir mi vocación profesional

¿Tienes ya una vocación profesional?

El Bachillerato es una etapa crucial para comenzar a ser adulto. Es el momento de tomar decisiones, de elegir por uno mismo, de reflexionar sobre lo que uno quiere ser en la vida. De mirarse como persona y preguntarse: ¿Qué es lo que quiero? ¿Cuáles son mis aptitudes y mis capacidades? ¿Cuáles son mis intereses profesionales?; En definitiva, todo tipo de preguntas que necesitamos y nos hacemos para elegir los estudios posteriores a la etapa escolar teniendo o no vocación profesional.

vocación profesionalMás de la mitad de los estudiantes no saben que estudiar, y gran parte de ellos no saben qué carrera escoger unos meses antes de comenzar la Universidad. Y es que, para ello, hay que hacerse una pregunta clave: ¿Qué quiero ser en la vida?

  1. Decide por ti mismo.

Para poder descubrir nuestra vocación profesional, necesitamos una guía, una ayuda de nuestros tutores o de nuestra familia, además de conocernos a nosotros mismos. Con la ayuda externa, podremos concretar mejor nuestros puntos fuertes y débiles y, así, poder reflexionar de un modo más correcto respecto a las posibilidades que tienen en unas u otras carreras, después de informarse de todas ellas.
Los dos años de Bachillerato son decisivos para conocernos como personas, para reforzar nuestra personalidad, para ordenar nuestras capacidades, recibir información académica e intelectual, en definitiva, sacar el mejor partido de sí mismo.

  1. Infórmate bien, así podrás elegir correctamente.

Los alumnos de Bachillerato no solo deben recibir una información amplia y completa de los diferentes estudios universitarios, Formación Profesional y Grado Superior, sino que además, deben descubrir su vocación profesional. Por eso, hay que informarse correctamente, para no tomar decisiones poco reflexionadas, viendo solo la carrera que han elegido sus amigos o por opiniones que hayan recabado de sus seres más cercanos de un modo precipitado.
La información o asesoramiento que nos proporcione el orientador de nuestro centro es clave en este proceso. Quizás sea la persona más capacitada de nuestro alrededor para analizar nuestras aptitudes de forma objetiva, motivarnos para escoger lo que realmente nos interesa, nos enseñe a delimitar o a poner nombre a nuestros intereses y, quizás, también nos ayude a descubrir nuestra personalidad. Con todos estos datos, vamos a saber encauzar nuestro camino de una forma más acertada.

3.    Consejos para elegir tu carrera universitaria:

  • No escojas los estudios a cursar en función de las salidas profesionales, por la oferta laboral o del salario medio, sin haber analizado a conciencia si eres tanto la persona apta para ello como si va a ser el entorno en el que más te va a gustar trabajar durante los próximos años, tras acabar los estudios. Elige en función de tus ilusiones, expectativas, metas, aptitudes, capacidad y, sobre todo, de lo que realmente crees que quieres hacer en la vida.
  • Tampoco vayas a lo más fácil, a una carrera o ciclos de FP en los que “hay menos que estudiar”, cuando realmente lo que debemos hacer es desarrollar y potenciar nuestra inteligencia y cualidades. Con el tiempo, el esfuerzo y todos los logros conseguidos haciendo algo que realmente te gusta te va a hacer más feliz y la recompensa será mayor.
  • Si tu nota de corte de bachillerato y selectividades no te posibilitara el acceso a la carrera deseada o a la que tenías prevista, piensa un “plan B”: universidades privadas, FP que posteriormente me dé acceso a esa carrera, volver a intentar el examen de acceso… ¡Nunca tenemos que quedarnos parados!
  • Si siempre has tenido en mente hacer una carrera universitaria, pero en los últimos meses de bachillerato te ves abrumado y ves que quizás sea algo complicado para ti, plantéate realizar una formación superior técnica que pueda abrirte la posibilidad de acceso a la carrera que tenías en mente en un principio.
  • Si no tienes claro una vocación profesional clara, hay una serie de carreras “abiertas” (Derecho, Económicas etc…) que te pueden abrir la puerta a muchas salidas y variedades profesionales.

Cómo preparar los exámenes de selectividad

¿Preparado para los exámenes de selectividad?

A lo largo de nuestra historia como estudiantes nos hemos enfrentado y nos enfrentaremos a diversas pruebas de evaluación que califican nuestro aprendizaje. Y en bastantes ocasiones estas pruebas generan en nosotros situaciones de estrés o ansiedad debido a la mala gestión y organización que hemos hecho de nuestro estudio.

En bachillerato todo se incrementa: más temario, más exigencia, más importancia… Lo que implica más tensión. Por ello, debemos desde el principio ser conscientes de la importancia de la prueba y establecer una organización de nuestro trabajo.

¿Cómo planificar nuestro estudio?

Una característica de la sociedad actual es la percepción de falta de tiempo, de ir encadenando una actividad tras otra sin tener un momento de parón. Por ello, gestionar bien el tiempo es la clave para sacar el mayor jugo y provecho, pero no es fácil.

Planificar nuestro estudio tiene muchas ventajas: ahorras tiempo y energía y aprender a administrarlo, creas un hábito de estudio y, sobre todo, evitas atracones de última hora. Entonces, ¿cómo podemos planificar selectividad?

 

Entonces, ¿cómo podemos planificar selectividad?

  1. Planificación.Para selectividad debemos realizar dos planificaciones: la preparación remota y la próxima. La preparación remota implica un plan de estudio a largo plazo, lo que conllevaría todo el curso escolar. Supone realizar un trabajo continuo durante el año, con momentos determinados momentos de repaso.Según acaban las clases, comienza la preparación próxima hasta la realización del examen. La mayor parte del trabajo se centra en repasar los contenidos estudiados durante el curso para ayudar a mantener la información en la memoria.

 

  1. Los repasos son fundamentales durante todo el curso, como hemos dicho, para mantener la información al día. Es muy útil recurrir a las notas, esquemas y resúmenes realizados previamente, consultando también cualquier manual de referencia ante posibles dudas.Para establecer una metodología para los repasos podemos:
    1. Recordar toda la información sobre un tema, reproduciendo el esquema de forma oral o escrita.
    2. Efectuar una repetición mental del tema mirando el esquema.
    3. Consultar con los apuntes o el libro de texto las posibles dudas o lagunas para completar las notas y el esquema.
    4. Volver a realizar la repetición mental de todo el tema, de lo recordado y lo olvidado.

Para evitar interferencias entre la información estudiada, las sesiones de repaso se programarán empezando por los temas más difíciles, se continúa con los más fáciles y se acaba repasando los de dificultad intermedia.

  1. Esquema mental de todo el contenido y de la estructura.Es útil realizar una síntesis de todo lo estudiado, con el fin de lograr una visión de conjunto de toda la materia. Nos ayudará a tener un esquema mental de la prueba y así evitar el olvido de alguna parte.
  1. Autoevaluación. Como repaso también podemos intentar adivinar las preguntas del examen y responderlas. Un estudiante eficaz dedica gran parte de su tiempo a elaborar exámenes privados para autoexaminarse. Un cuestionario es una excelente forma de repasar: así no se pierde el tiempo, sino que sirve para valorar el grado de conocimiento de un tema.

 

El día antes del examen

Es difícil dar pautas concretas, ya que cada uno es diferente, pero a modo orientativo:

  • No aprendas cosas nuevas el día antes del examen. No te va a servir de mucho e, incluso, puede perjudicarte e interferir en los conocimientos previos.
  • Dedica tiempo a descansar o hacer alguna actividad que te guste (pasear, practicar algún deporte, escuchar música,…). Respeta el horario de sueño.
  • Intenta pasar el día lo más relajado posible.
  • Evita todo tipo de emociones fuertes o violentas (por ejemplo, alguna discusión), ya que tienden a hacer olvidar lo ha aprendido con una mayor facilidad y nos cambian el estado de ánimo.
  • Prepara todo lo necesario para el examen (calculadora, lápiz, DNI,…) para que a última hora no tengas que preocuparte por estos detalles.
  • Evita el nerviosismo y la tensión que provoca el insomnio.

 

Control de estrés y ansiedad ante los exámenes

¿Cómo enfrentarse a la ansiedad antes los exámenes?

Los exámenes son una parte esencial y vital de cualquier etapa educativa por ello es normal que al darle la importancia que se merecen se experimente cierto grado de ansiedad debido a la evaluación que suponen. La ansiedad ante los exámenes consiste en una serie de reacciones emocionales negativas que algunos alumnos sienten ante los exámenes. Como ocurre en la mayoría de las ocasiones con la ansiedad, cuando se da a niveles muy elevados puede interferir en la vida del estudiante y dificultar el estudio y la exposición al examen.

En la mayoría de las ocasiones podemos sentir esta ansiedad debido a una experiencia anterior de bloqueo en un examen. Pero si la preparación del examen ha sido correcta, la ansiedad puede estar debida a pensamientos negativos o preocupaciones. En cualquier caso, los efectos de la ansiedad ante los exámenes se dan a nivel fisiológico, psicológico y emocional.

  • A nivel fisiológico se puede sentir taquicardia, tensión muscular, náuseas, sequedad de la boca o sudoración.
  • A nivel psicológico se experimenta una imposibilidad de actuar, tomar decisiones, expresarse uno mismo o manejar situaciones cotidianas. Como consecuencia, se puede tener dificultad a la hora de leer y entender preguntas, organizar pensamientos o recordar palabras o conceptos. También es posible experimentar un bloqueo mental, lo que se manifiesta en la imposibilidad de recordar las respuestas pese a que éstas se conozcan.
  • Por último, las reacciones emocionales pueden llevar a sentirse aprehensivo, inquieto, enfadado o desvalido.

Como hemos comentado anteriormente, sentir ansiedad ante los exámenes es normal debido a su importancia de cara al futuro académico de los estudiantes, pero debemos evitar que esta ansiedad nos incapacite a la hora de estudiar o de realizar el examen.

Las siguientes estrategias son útiles para afrontar dicha ansiedad:

  • Es importante reconocer las emociones que acompañan la respuesta de ansiedad, en este caso, ante los exámenes. Cuanto antes se detecten dichas emociones, antes se podrán poner en marcha estrategias para impedir que la ansiedad vaya a más, como la respiración abdominal. Respirando fuerte y pausadamente conseguiremos disminuir la ansiedad.

 

Mientras estudias:

  • Planifica y organiza bien el tiempo y para dedicar a la asignaturas el tiempo necesario, sin agobios, y llegar al examen bien preparado.
  • Aumenta la confianza en ti mismo revisando frecuentemente el material: los repasos son esenciales para verificar que entendemos la materia y hemos adquirido los conocimientos. Los repasos no se deben hacer únicamente antes del examen, sino organizar el estudio para realizarlo periódicamente y así si se necesitara repasar aquellas materias en las que nos sentimos menos seguros de cara al examen.

 

Antes del examen:

  • Llega suficientemente pronto como para sentarte en un sitio en el que te encuentres a gusto.
  • Cuando recibas el examen, lee las instrucciones un par de veces y organiza tu tiempo de forma eficiente.
  • No te apresures si ves que tus compañeros acaban antes, trabaja tranquilamente a tu ritmo.

 

Durante el examen:

  • Empieza con las preguntas más sencillas, lo que te reforzará y hará que afrontes con mayor seguridad las preguntas más difíciles. No te bloquees ante una pregunta, si no la sabes contestar en ese momento, continúa con las siguientes.
  • Pregunta al profesor aquellas dudas que te surjan durante el examen.

 

No evites asistir a un examen por el miedo a quedarte en blanco, el desarrollo de habilidades para afrontar la ansiedad es un proceso gradual, que irás afianzando en los sucesivos exámenes.

Aprobar un examen

¿Qué debemos hacer cuando tenemos un examen?

 

3 claves para aprobar un examen

Cuando el estudiante tiene un examen, hay tres claves que no puede olvidar:

 

Primera clave – Organización y planificación:

Tener claro cuándo va a ser el examen y ver cuánto tiempo podemos dedicar para su preparación, ya que es mejor estudiar un poco todos los días que estudiar todo de golpe el día anterior al examen.

Una parte fundamental de la organización, es planificar los repasos de los contenidos.

Segunda clave – Visualización:

A veces cuando los profesores nos ponen un examen nos dan pistas como los temas que van a entrar en él y lo más importante que debemos recordar o estudiar. Así mismo, cuando estamos en clase debemos prestar atención porque cuando los profesores explican algún tema muchas veces señalan las cosas importantes, las cuales debes anotar y subrayar para estudiarlas en el examen.

Si piensas que hay preguntas que son más probables que caigan en el examen prepáralas bien, estudia bien el tema que las contiene, pero no dejes de estudiar los demás temas.

Tercera clave – Ensayar los exámenes desde casa:

Puede resultar muy útil para:

  • Ensayar la situación de examen para ver cuánto tiempo puedes tardar en hacerlo, cuantas preguntas puedes fallar o acertar.
  • Repasar, es una buena forma para que se nos puede quedar mejor la información.
  • Enfrentarte a los nervios que te pudiera producir el examen.

Resumiendo teniendo una buena organización del material a estudiar, sobre todo si has prestado atención en clase y tu profesor te ha dado alguna pista, si planificas bien y te preparas con tiempo, con repasar días antes podrás superar tus exámenes porque tus nervios estarán bajo control.

 

Trucos para un examen oral

¿Mayor dificultad ante el examen oral?

El examen oral presenta un nivel de dificultad mayor que el examen escrito.

En el examen escrito el alumno dispone de todo el tiempo del examen para organizar sus respuestas; puede comenzar contestando aquellas que mejor sabe, y utilizar el resto del tiempo para reflexionar y tratar de desarrollar aquellas otras que le resultan más difíciles. Mientras que en el examen oral no dispone de ese tiempo de reflexión; el profesor pregunta y hay que contestarle inmediatamente.
La presión anterior, unida al hecho de estar en presencia del profesor, puede aumentar considerable la tensión nerviosa dificultando la exposición.

 

No tengas miedo al examen oral

El estudiante debe tratar de desmitificar el examen oral como un momento temido y verlo más como una gran oportunidad. En definitiva, el examen oral favorece al estudiante que prepara bien la asignatura y perjudica al que no se la toma en serio.

 

Si te sabes el temario es más fácil

El examen oral exige rapidez mental, contestar sin vacilación, y esto sólo se consigue con un conocimiento profundo de la materia.

 

Técnicas de estudio

Con unas adecuadas técnicas de estudio, y unas buenas estrategias de expresión oral en público, superar con éxito un examen oral no requiere mayor complejidad que superar un examen escrito.  Puedes informarte aquí: http://personaliza-tecnicasdeestudio.es/

 

¡Relájate sólo es un examen más!

 

Lectura en la primera infancia

Fomentar la lectura infantil

 

Leer tiene múltiples beneficios, nos permite viajar  a todos los lugares del mundo e incluso crear lugares personalizados, ser la persona, animal o cosa que queramos sin salir de casa y de forma económica. Además leer, nos permite ser más inteligentes, ya que nos aporta sabiduría, nos da vocabulario, aprendemos ortografía y aprendemos a redactar nuestras ideas para conseguir ser entendidos.

Por tanto, el hábito de la lectura es un regalo estupendo que les podemos hacer a nuestros hijos y estudiantes, pero este regalo en la mayoría de las ocasiones no suele verse con buenos ojos por eso, os vamos a dejar una mini-guía de que tipos de libros tenemos que leer en la primera infancia, para que ese descubrimiento por su parte en la lectura sea algo que les produzca agrado y no rechazo.

BEBÉS DE 0 A 2 AÑOS

Aunque parezca que no, esta etapa prematura es una de las más importantes. Podemos comenzar a leer a nuestros hijos desde que están dentro de la tripa y cuando son muy pequeños leerles cuentos que les ayuden a tranquilizarse, a aprender a soñar y a dormir. Esta etapa de pre-lectura hasta los 5 años es muy importante ya que los niños asocian leer con emociones positivas, de calma y de relajación.

A partir de los 6 meses, los niños ya serán más autónomos y les interesaran libros con las siguientes características:

  • Una de las mejores maneras para llamar la atención de los lectores más pequeños es que las ilustraciones deben ser brillantes y muy contrastadas.
  • Deben ser fáciles de manipular y muy importante, tienen que ser resistentes.
  • Nos podemos encontrar libros que presenten distinta sonoridad, como aquellos que si apretamos un botón nos reproduzcan el sonido de un animal, o bien aquellos libros que interaccionen con los bebés, estos también suelen reclamar muy bien su atención. También muy recomendables los libros en los que aparecen fotografías bien de otros bebés o bien de otros animales.
  • Texto breve, claro y muy simple y con un tipo de letra de un tamaño bastante grande y preferiblemente en mayúsculas, pues serán las primeras letras que aprenderá.
  • Cuentos siempre de rutinas o acciones cotidianas, donde aparezcan objetos que suelen relacionarse con el bebé.

NIÑOS DE 3 A 5 AÑOS

  • Para esta etapa, todavía es muy importante que los textos sean cortos y sencillos de comprender y muy acompañados de ilustraciones.
  • Deben estar muy estructurados: inicio-trama-final.
  • Temática: Es una buena edad para comenzar con libros fantasiosos como pueden ser las hadas o de animales, aunque también es bueno empezar a incluirles libros sobre rutinas, hábitos y libros que les enseñen cómo comportarse, cómo relacionarnos con los demás, ser generosos, etc. Los libros informativos también son una buena elección en esta etapa, y les ayudarán a tener más cultura y más gusto por aprender desde pequeños como aquellos que les enseñan las letras, formas, otras culturas, vida de los animales, las estrellas, el universo, etc.
  • Importante dentro de la temática también libros que les enseñen a identificar y gestionar las emociones sobre todo las relacionadas con los miedos típicos que aparecen en esta etapa de la vida.
  • Incrementaremos también su curiosidad y sus ganas de aprender, sobretodo con libros manipulativos, libros que requieran de responder preguntas, hacer actividades ya que con ellos siempre estarán atentos e interesados.

 

NIÑOS DE 5 A 8 AÑOS

Comenzamos ya una etapa donde la lectura debe hacerse de forma más independiente todavía. Para ello:

  • Libros con textos sencillos, y fáciles de leer. A su vez, podemos nosotros ayudarle a leer libros con mayor dificultad para ayudarle aumentar su curiosidad y desarrollar su vocabulario.
  • Podemos comenzar a introducir los libros capítulos, pero todavía mezclando el texto con bastante ilustraciones que ayuden a comprender la trama.
  • Una combinación del punto anterior, que suele enganchar a la lectura en estas edades, es que comiencen a leer comics.
  • Temática: podemos continuar con los libros de fantasía para desarrollar su imaginación, libros con aspectos que influyan en su vida diaria para que tengan un modelo a seguir en las distintas situaciones que se puede encontrar en la vida, o bien libros informativos que les permitan ir respondiendo a las dudas que les vayan surgiendo y poder satisfacer su curiosidad.

¿Cómo te ayudamos en Personaliza a aprobar la selectividad?

Consejos para preparar la Selectividad

El curso se acaba y muchos estudiantes de 2º de bachiller y de ciclos formativos se enfrentan a la selectividad en unas semanas. ¿Cómo se estudia  para la EVAU? ¿Es la
selectividad más difícil que el curso?
Si estás apunto de hacer la EVAU  significa que estás cursando unos estudios avanzados, así que eres una persona con ganas, que te esfuerzas y que no tendrás ningún problema en superarla. Y si sigues estos consejos, la superarás con éxito.

En personaliza te ayudaremos con la preparación psicológica.

Ahora solo tienes que enfrentarte a unos exámenes para  los que no tienes que estudiar nada nuevo, únicamente tienes que repasar lo que llevas estudiando en los últimos meses. Y, nosotros te ayudaremos a planificar y realizar ese repaso.

Mantén tu ritmo de estudio

Quizás estés cansado de tantos meses estudiando, pero este último esfuerzo es necesario. Si realizas nuestros cursos intensivos te será más fácil realizar este último esfuerzo. Y tómate también tus momentos de ocio y de relax, que ayuda a asentar conocimientos.

Haz exámenes tipo

No solamente tenemos que dominar los conocimientos, también debemos entrenarnos en el tipo de examen. Practicar los tipos de pregunta a los que te enfrentarás en la EVAU te ayudará a adaptar tu respuesta a lo que te piden.

Las asignaturas voluntarias

Elegir bien qué asignaturas haremos voluntarias ya queserán clave para subir décimas e incluso puntos. Haremos los cálculos y estimaremos las notas que puedes sacar para ver qué opción te conviene más.

¿Has visto como no es para tanto? Sólo tienes que ordenar lo que quieres hacer, estudiar unas pocas  semanas más y … ¡Estará todo listo para disfrutar del verano y de tu carrera!

 

¿QUÉ ES LA EvAU?

 

Es la EVALUACIÓN PARA EL ACCESO A LA UNIVERSIDAD (EvAU) en la que el estudiante se examinará obligatoriamente de las cuatro materias troncales generales cursadas (bloque obligatorio), y, optativamente, de hasta un máximo de otras cuatro materias troncales de opción o de modalidad de 2o de Bachillerato (fase voluntaria).

 

Fechas de realización de la EvAU

 

JUNIO 2017 SEPTIEMBRE 2017

6, 7 y 8 de junio 12, 13 y 14 de septiembre

 

Estructura de la EvAU

 

Resultado de imagen de evauLa EvAU consta de cuatro ejercicios de las materias troncales generales cursadas: Lengua Castellana y Literatura II, Historia de España, Primera Lengua Extranjera II, y el cuarto ejercicio, sobre la materia troncal general de la modalidad de Bachillerato cursada. En este Bloque Obligatorio se podrá obtener una calificación máxima de 10 puntos.

Para elevar esta calificación por encima de 10 puntos el estudiante puede realizar una Fase Voluntaria en la que se podrá matricular de hasta cuatro materias de opción o de modalidad de 2º de Bachillerato (las que quiera, independientemente de la modalidad de Bachillerato cursada, que no sea la cursada y examinada del bloque obligatorio).

 

TRONCALES DE OPCIÓN

 

BIOLOGÍA DIBUJO TÉCNICO II FÍSICA GEOLOGÍA
QUÍMICA ECONOMÍA EMPRESA GEOGRAFÍA GRIEGO II
HISTORIA DEL ARTE Hª DE LA FILOSOFÍA ARTES ESCÉNICAS CULTURA AUDIOVISUAL II
DISEÑO

 

 

TRONCALES DE MODALIDAD

 

MATEMÁTICAS II LATÍN II FUNDAMENTOS DE ARTE II MATEMÁTICAS APLICADAS A LAS CC. SOCIALES

 

¿Cómo es la estructura de los ejercicios?

 

Cada ejercicio constará de un mínimo de dos y un máximo de quince preguntas, y tendrá dos opciones (A y B). Su duración será de noventa minutos, con un descanso de hasta sesenta minutos, con un mínimo de treinta, entre la finalización de uno y el comienzo de otro. Cada ejercicio se puntuará de 0 a 10, con múltiplos de 0,25.

¿Cómo calculo la Calificación de Acceso a la Universidad (CAU)? ¿Qué nota necesito para aprobar?

 

La Calificación de Acceso a la Universidad (CAU) se obtendrá sumando el 40% de la calificación global del Bloque Obligatorio obtenida en la EvAU, siempre que sea mayor o igual a 4, más el 60% de la Calificación Final del Bachillerato (CFB).

Para superar la CAU y acceder a la Universidad se requiere una nota igual o superior a 5 en la CAU. La CAU tiene validez permanente.

 

Nota de Admisión a la Universidad

 ¿Cómo se calcula la Nota de Admisión?

Si solo se realiza el bloque obligatorio tu Nota de Admisión será la de la CAU. Por otro lado, si has superado la Fase Voluntaria, tu Nota de Admisión se obtendrá sumando a la CAU la puntuación de las dos mejores calificaciones de las materias de dicha Fase Voluntaria, tras su ponderación, según sea su vinculación con los estudios de Grado.

Para la Fase Voluntaria cada materia se califica de forma independiente, superándose cada una de ellas cuando el resultado es igual o superior a cinco. La superación de estas materias tiene una validez de dos cursos académicos, por acuerdo de las Universidades, siempre que se haya superado la CAU en la misma o en anteriores convocatorias.

 

¿Cómo puedo consultar mis calificaciones?

Por internet el día 16 de junio, a partir de las 12 de la mañana, en la convocatoria ordinaria y el día 22 de septiembre, a partir de las 9 de la mañana, en la convocatoria extraordinaria. Se necesita el código de usuario y contraseña que figura en el resguardo de matrícula.

También obtendrás una tarjeta con las calificaciones que recogerás en tu centro de estudios.

 

Si no estoy de acuerdo con las calificaciones ¿cómo puedo reclamar?

Una vez publicadas las calificaciones, en el plazo de tres días hábiles, cada estudiante realizará personalmente una única solicitud para el / los ejercicios con cuya calificación no esté de acuerdo (no siendo válida la presentación de reclamaciones generales por parte de los centros), debiendo optar por una de las dos siguientes, ya que ambos procesos son excluyentes (en caso de que el estudiante presente solicitud en ambos procedimientos se dará trámite a la solicitud de revisión, quedando sin efecto la presentada para la verificación):

– Solicitud de verificación: Si se solicita verificación, un profesor especialista revisará el ejercicio y comprobará que no existen errores materiales o aritméticos y que los criterios generales de evaluación y específicos de corrección se han aplicado correctamente. No baja la nota.

– Solicitud de revisión: (doble corrección) Si se solicita revisión, los ejercicios serán corregidos, de nuevo,por un profesor especialista distinto al que realizó la primera corrección. La calificación final será la media de las calificaciones obtenidas en las dos correcciones. Si existiera una diferencia de dos o más puntos entre ambas calificaciones, un tercer profesor especialista distinto realizará una tercera corrección, siendo la calificación de la materia la media de las tres calificaciones otorgadas. Al ser una nueva corrección la nota puede subir o bajar.

El plazo de solicitud de Verificación y Revisión para la Convocatoria Ordinaria será los días 19, 20 y 21 de junio, y para la Convocatoria Extraordinaria los días 25, 26 y 27 de septiembre.

La consulta de los resultados de la Verificación y Revisión se podrá realizar a través de la misma página web con idénticos usuario y contraseña que para la solicitud. Estarán disponibles a partir del 3 de julio para la Convocatoria Ordinaria y del 3 de octubre para la Convocatoria Extraordinaria,

Importante: Si no has aprobado la EvAU y presentas solicitud de Verificación o Revisión de la misma, tienes que presentar tu solicitud de admisión que quedará condicionada al resultado.

 

¿Puedo solicitar ver mis exámenes?

Sí, en un plazo de diez días a partir del resultado de la Revisión podrán ver los ejercicios aquellos estudiantes que hayan pedido Revisión. No se realizará corrección alguna ni se contará con la atención de ningún profesor especialista, consistiendo exclusivamente, en que el interesado pueda realizar una comprobación visual de sus exámenes, con objeto de que puedan subsanarse errores materiales.

 

Bachilleratos anteriores y estudiantes que comenzaron con la LOE

 

Si tengo el título de Bachiller LOE y ya me presenté anteriormente a la PAU y aprobé, pero quiero subir nota ¿qué puedo hacer?

Los estudiantes que hubiesen superado la prueba de acceso a la Universidad según normativas anteriores podrán acogerse a varias opciones, conservando su calificación inicial:

– Presentarse al bloque obligatorio de la EvAU.

– Presentarse al bloque obligatorio y a la Fase Voluntaria de la EvAU.

  • Presentarse solo a la Fase Voluntaria.

 

Si comencé bachillerato con el currículo LOE, pero estoy repitiendo este año alguna materia ¿cómo puedo acceder a la Universidad?

De acuerdo con la Disposición Transitoria Única de la Orden ECD/1941/2016, de 22 de diciembre, los estudiantes que obtengan el título de Bachiller en 2017 y haya comenzado sus estudios con el sistema educativo anterior o se haya titulado en el curso 2015-2016 sin PAU superada tienen acceso a la Universidad y su CAU será la calificación final de Bachillerato.

No obstante, se aconseja que se presente a la EvAU porque conforme al orden de prelación establecido por las universidades para la adjudicación de plazas, tienen preferencia los estudiantes con EvAU superada. A estos estudiantes se les adjudicará plaza en los estudios solicitados si quedaran vacantes tras la fase de junio y septiembre.

No se pueden presentar sólo a la fase voluntaria.

 

Estudiantes de Formación Profesional

Si deseo acceder desde un ciclo formativo de Grado Superior ¿cuál es mi CAU? ¿puedo presentarme a la evaluación para subir mi Nota de Admisión? ¿dónde debo realizar la matrícula?

La CAU para estos estudiantes es la nota media de su ciclo formativo. Además, podrán presentarse a la Fase Voluntaria de la EvAU para mejorar la Nota de Admisión.

Deberán formalizar la matrícula en el centro donde obtuvieron el título de Técnico Superior en Formación Profesional. En caso de que dichos centros ya no existieran, deberán dirigirse a la Sección de Acceso a la Universidad, a la que el Centro hubiera estado adscrito, para formalizar su matrícula.

¿Por qué me “quedo en blanco” en el examen si he estudiado?

Muchas veces observamos a nuestros hijos desde la puerta de su habitación y nos quedamos aliviados al comprobar que, efectivamente, están estudiando. Sin embargo, a examen en blancopesar de saber que se pasan delante de los apuntes muchas horas, no obtienen buenos resultados.

En este momento no encontramos explicación a lo que ocurre y no sabemos cómo podemos ayudarles. Cuando les preguntamos qué ha pasado, ellos nos responden: “me quedé en blanco, no pude hacer nada”.

Esta frase tan frecuente entre el mundo estudiantil y que os sonará a muchos, tiene una fácil explicación, y es que cuando se juntan distintos factores internos (como por ejemplo, preocupaciones en torno a la asignatura “es una asignatura que llevo arrastrando varios cursos”, autoverbalizaciones negativas del tipo “voy a suspender, no me lo he preparado bien”, entre otros) y factores externos (ver una pregunta que no sabemos contestar o sentarnos en un sitio que no es el nuestro, etc), se produce tal combinación en nuestro cerebro y en nuestro cuerpo, que aparecen los síntomas fisiológicos que conocemos tan bien como son: el aumento de la presión cardíaca, la sudoración fría, los dolores de estómago, entre otros muchos.

La aparición de estos síntomas refuerza la idea de inseguridad ante el examen y suspenso, favoreciendo la liberación de cortisol en nuestro organismo (hormona del estrés) y provocando la incapacidad de acceso a la información que se encuentra en la MLP.

Estudiar no es sólo memorizar…

¿Estudiar? ¿Memorizar?

 Muchas veces experimentamos en nosotros esa frustración que aparece después de una mala nota en un examen para el que se había dedicado tiempo y esfuerzo.  Quizá ni el tiempo ni el esfuerzo fue empleado de una forma útil y sólo conseguimos desesperarnos tras intentar una y otra vez memorizar textos interminables. Estudiar no es sólo memorizar.

Estudiar significa aprender y desde pequeños debemos comprender la importancia de aprender a estudiar. Para aprender algo es necesario memorizarlo, pero esto no es suficiente. Hace falta también entender, lo que exige a su vez, pensar y reflexionar sobre aquello que estamos leyendo y que debemos estudiar. Memorizar sin comprender es solamente repetir, y además de que nos puede llegar a suponer mucho más tiempo, será tiempo en vano, pues lo que hayamos memorizado sin entender no estará en la memoria pasado un cierto tiempo.

memorizarEl  sentido  del estudio es encontrar respuestas para lo que nos preguntamos y no sabemos. Es por ello que debemos entender que la finalidad de estudiar es saber, aprender, ampliar conocimientos y no simplemente para aprobar exámenes. Aunque aprender a estudiar nos ayudará enormemente a aprobar los exámenes y además a desarrollarnos tanto educativa como personalmente para nuestro futuro académico, profesional y vida personal.

Es decir, lo fundamental del estudio es la comprensión. Por ello hay que esforzarse en comprender todo lo que se estudia. No basta entender algunas cosas, pues así sólo conseguiremos enredarnos en los contenidos e ideas. Hay que entender todo lo que se estudia, y siempre, es decir, de forma  sistemática. De esta manera, se ha de tener una actitud activa ante el estudio y no tomar como una obligación.

Estudiar es aplicar las facultades mentales para adquirir, comprender y organizar el conocimiento. Es por ello que cada persona aprender y estudia de una manera. SE ha de buscar un estilo propio. Existen diversas técnicas de estudio que permiten obtener el máximo rendimiento en el estudio; pero tales técnicas han de seleccionarse teniendo en cuenta las características educativas, personales y psicológicas de cada persona y la materia a la que se aplicarán dichas técnicas. Una vez adquiridas, las buenas estrategias de aprendizaje, nos sirven para toda la vida.

Trucos para fomentar la Lectura

¿Fomentar la lectura es posible?

Si, fomentar la lectura es posible a pesar de que pueda parecer una tarea complicada, pero si sabes cómo todo se vuelve más sencillo…

A menudo la adquisición de la lectura es algo que dejamos en manos de la escuela y que en ocasiones es difícil de trabajar en casa por nuestros horarios y ocupaciones.

Lectura padres e hijosUna buena manera de ayudar a facilitar los procesos lectores desde el hogar es a través de juegos que asienten las bases de éstos procesos, es decir, trabajar la conciencia fonológica.

Nuestros Psicólogos recomiendan juegos como el “Veo, Veo” o las “Palabras encadenadas” ya que nos permitirán trabajar la base de los procesos lectores a través de la conciencia fonológica de una manera divertida en cualquier momento del día reforzando además la hora de juego con nuestros hijos.

Además de lo mencionado se han realizado varios estudios que proponen tres actividades para que los padres se impliquen en el hogar en el hábito lector de los hijos: enseñarles destrezas específicas de lectura, escucharles cuando leen y leerles.

Estos son algunos de los trucos para fomentar la lectura en nuestros niños:

  • Leer libros a tus hijos.
  • Contar historias.
  • Cantar canciones.
  • Jugar con los niños con las letras del alfabeto.
  • Hablar sobre lo que están haciendo los pequeños o sobre textos que han leído.
  • Practicar juegos de palabras.
  • Animar a los niños a leer en voz alta letreros y etiquetas

La clave para fomentar la lectura es simplemente convertirlo en algo divertido a la par de entretenido y por supuesto por supuesto predicando con el ejemplo.

Selectividad 2017 – Evau

¿Qué es EVAU?

La Evaluación para el acceso a la Universidad (EvAU), es la modificación de las antiguas Pruebas de Aptitud para el Acceso a la Universidad (PAU), o como lo conocemos nosotros Selectividad.

El fin de estas pruebas es valorar, con carácter objetivo, la madurez académica del estudiante, así como los conocimientos y capacidades adquiridos en el Bachillerato y su capacidad para seguir con éxito las enseñanzas universitarias oficiales de Grado.La prueba se realizará en función bachillerato realizado y por lo tanto sobre sus materias.

Hasta aquí nada nuevo o diferente respecto a años anteriores, pero vamos hacer un repaso en profundidad de en qué consiste la “nueva selectividad”

 ¿En qué consiste la nueva selectividad?

EVAU consta de dos partes, el bloque obligatorio que realizan todos los bachilleratos, independientemente de la rama, salvo una asignatura que corresponde a cada modalidad en concreto, y luego el bloque voluntario.

Bloque obligatorio.

Se compone de 4 exámenes:

Se hará una nota media de las cuatro materias ysiempre que la nota del examen sea igual o superior a 4, se hará media con la nota del bachillerato al 60%/40%, para obtener la Calificación de Acceso a la Universidad (CAU) con la siguiente fórmula:

De esta forma, la CAU será, como máximo, 10 puntos.

Si la CAU es igual o superior a 5 puntos, el/la estudiante habrá superado la EvAU, y podrá, por tanto, acceder a la Universidad. Esta calificación será permanente.

Fase voluntaria.

Hasta aquí fácil, pero en la nueva selectividad además tienes la posibilidad de elevar tunota de admisión a las distintas titulaciones que ofrecen las universidades, ya que, existe la posibilidad de presentarse además a un máximo de 4 materias en la Fase Voluntaria.

Las materias que se ofrecen en esta Fase Voluntaria son las siguientes:

Para presentarse a una asignatura de la Fase Voluntaria no es necesario haberla cursado en bachillerato, ni que pertenezca a la vía o itinerario realizado.

Las calificaciones obtenidas en la Fase Voluntaria tendrán validez en el año en que se aprueban y en el siguiente.

Importante: La asignatura troncal general de modalidad examinada en el bloque obligatorio también podrá ponderarse para subir la nota de admisión. Es decir, podrá contar dos veces, una para la Calificación de Acceso (sobre 10) y otra para la Nota de Admisión (sobre 14), siempre que se haya superado en el año actual o en el anterior.

Al final lo más importante de todo no es como se llame la selectividad, tanto si es PAU, como si es EvAU, ni el proceso en sí, que también, pero lo más importante es esforzarse al máximo y estar lo más preparado posible.

¡Buena Suerte!

Selectividad… ¡Al borde de un ataque de nervios!…

Aprobar la selectividad.

 

Cada vez queda menos para la Selectividad, pero no os preocupéis, aquí os daremos algunos consejos para prepararla:

Si durante este mes que nos queda utilizamos las técnicas de estudio adecuadas, la selectividad no debería de ser una experiencia estresante o desagradable.

Aprobar la selectividadLo primero de todo es organizarse y planificarse dejando por escrito aquello con lo que nos comprometemos a realizar.

  1. Crea tu horario (realista) de manera planificada de tal forma que te permita llegar al objetivo sin “tirarte de los pelos”. Recuerda planificar los descansos, unos 10 minutos cada hora y media aproximadamente;y por supuesto, no olvides dejar tu móvil fuera del aula de estudio evitando así distracciones.
  1. A menudo, mientras preparamos la selectividad, abandonamos erróneamente actividades de ocio y deporte que son fundamentales y nos ayudan a “desconectar” y liberar endorfinas que mejoran nuestro ánimo.
  1. Otra de las cosas que solemos olvidar son los repasos, tendemos a estudiar tema a tema sin realizar repasos periódicos lo que provoca que lleguemos al final del temario sin recordar los primeros temas…así que nos toca volver a empezar. Es importante realizar repasos de los temas estudiados siguiendo la regla de los 3-3-6-6, repaso cada tres días-tres días- seis días-seis días, siempre acumulado (estudiando todo lo anterior).
  1. En la planificación deberás incluir tanto los repasos como días “en blanco”, es decir, días por si te surgen imprevistos. De esta forma, en el caso de no tener imprevistos, podrás utilizar estos días, para repasar e estar más tranquilo de cara al examen.

 

Por lo tanto el consejo más importante para aprobar la selectividad es: ¡Márcate un horario, aprovecha el ocio para desconectar y repasa, repasa, repasa!

 

Te dejamos un enlace interesante: Pulsa aquí

 

¿Cómo aprobar el tercer trimestre teniendo los dos primeros suspensos?

¿Cómo aprobar…?

Según nuestra experiencia como profesores los malos resultados en los exámenes pueden tener su origen en alguna circunstancia que aún se está a tiempo de intentar solucionar. Objetivo “aprobar”…

  • Método de estudio adecuado

Aprobar un examen

Es posible que aquellos alumnos que no aprueban es porque no tienen un método adecuado de estudio por lo tanto solo necesitan un poco de ayuda para gestionar su tiempo y organizarse bien.

  • Constancia

Las asignaturas necesitan ser estudiadas día a día, e incluso algunas de ellas son asignaturas progresivas, ya que sobre conocimientos sencillos se van añadiendo conocimientos más complejos y si se supera el último trimestre se habrá superado el curso completo. Por lo tanto; ¿Cómo aprobar? Siendo constante.

  • Tiempo

Los alumnos no dedican el suficiente tiempo al estudio e intentan alcanzar el nivel necesario unos días antes del examen…¡ERROR!

Las asignaturas, necesitan de constancia y continuidad. Aun así todavía estamos a tiempo de adquirir estos hábitos que nos ayudan a aprobar y a poder resolver con éxito las recuperaciones de los anteriores trimestres.

Por lo tanto los objetivos que debemos tener en cuenta para saber cómo aprobar el último trimestre teniendo los dos primeros suspensos son: Método de estudio adecuado, constancia y tiempo.

Nervios y Estrés frente a la última evaluación

En la última evaluación, muchos alumnos tienen que trabajar bajo presión ya que las condiciones de tiempo son limitadas, la sobrecarga de actividades que tienen que hacer es mayor y estas demandan mantener la eficiencia y la productividad sin cometer más errores de lo habitual para que las notas no se vean afectadas.

Para poder realizar un estudio productivo en esta última etapa del curso hay que tener en cuenta que debemos:

  • Realizar una buena planificación de la actividades y del estudio: una buena planificación nos permitirá aprovechar nuestro tiempo de una manera más eficaz.
  • Organizar las tareas y el tiempo: la organización de las tareas nos permite ser más efectivos en la realización de las mismas, saber por qué asignatura empezar, tener en cuenta cuál requiere más atención, distribuir las asignaturas dependiendo de la hora del día en la que estudie…
  • Priorizar las actividades más importantes: si malgastamos nuestro tiempo en cosas sin importancia nos cansaremos y no rendiremos cuando tengamos que ponernos con las cosas importantes.
  • Concentrarnos en los asuntos más importantes: llevar toda nuestra atención a lo que realmente es importante nos permitirá no malgastar recursos y ser más eficientes en el estudio.
  • Saber decir “no” a lo superficial: no a las interrupciones, no a las distracciones, no a dejar las cosas para otro momento,…

Resultado de imagen de estres estudiantil dibujosHay chicos que trabajan mejor y obtienen mejores resultados bajo presión que en otras situaciones en las que tienen más tiempo; sin embargo, hay otros alumnos que intentan evadir y huir de la presión. Los primeros, han aprendido a manejar el estrés, a organizarse y cumplir los tiempos.

Para poder manejar el estrés y poder trabajar bajo presión, es necesario que el alumno desarrolle ciertas habilidades:

  • Análisis de las tareas: para poder definir prioridades y poder separar lo que realmente es importante de lo que no lo es.
  • Manejar el tiempo: tenemos que planificar adecuadamente el tiempo para poder disminuir el estrés y tener en cuenta los imprevistos que puedan surgir.
  • Determinar las tareas que sean improductivas y desperdicien nuestros tiempo.

En definitiva, trabajar bajo presión se aprende. Y es algo muy útil, porque siempre tendremos alguna urgencia en nuestra vida: algún examen que preparar de última hora, trabajos que entregar  cuando la fecha está encima, imprevistos que retrasan nuestra planificación,…

Organización y Planificación en el estudio

El método de estudio que deben desarrollar los estudiantes debe ser propio y personal, ya que aunque existen protocolos y unas herramientas de estudio generales, no todos sirven para todos. Aunque lo que sí tiene que ser en común para todos los estudiantes es la voluntad y motivación. Sin ese motor de arranque, que les impulse a esforzarse, a dedicar tiempo e ilusión cualquier método de estudio fracasará.

Ahora que llega la semana santa, y tenemos delante las recuperaciones del segundo trimestre y vamos a comenzar con el último y vital trimestre del curso os vamos a dar algunas recomendaciones para aprender a organizar y planificar que es la base de cualquier método de estudio.

Resultado de imagen de organizacion en el estudioEl primer paso para una buena planificación es tener bien definidas cada una de las asignaturas, determinando cuales nos suponen mayor esfuerzo, el grado de exigencia del profesor y el tiempo que tenemos disponible para estudiar. Cuando vayamos a realizar esta planificación debemos distribuir el tiempo de una forma flexible y funcional, es decir, adaptarnos a las circunstancias (por ejemplo, si en Semana Santa nos vamos al pueblo debemos organizarnos para pasar tiempo en familia y con amigos pero también dedicar tiempo al estudio) y siempre dejando margen a posibles cambios que puedan surgir en cualquier momento. También otro punto esencial es realizar un trabajo de conocimiento propio personal, saber cuáles son nuestros puntos débiles y fuertes: rápido, lento, perezoso, impulsivo… y de la misma manera nuestros puntos débiles y fuertes con respecto a las asignaturas, si se nos dan mejor las asignaturas de letras o las de ciencias.

El segundo paso, sería trabajar de forma práctica, sencilla y eficaz, queremos conseguir el máximo rendimiento del tiempo de estudio con el mínimo tiempo que sea necesario. Para poder conseguir esto recomendamos: 1) Examinar las tareas y deberes que debemos realizar, 2) tener un buen ambiente de estudio, habitación y mesa de trabajo limpia y ordenada, para ello debemos retirar todos los elementos que nos pueden distraer y colocar todo lo que podemos necesitar para estudiar; 3) Calcular cuánto tiempo vamos a poder necesitar para cada una de las asignaturas; 4) Siempre comenzar por las tareas más difíciles y continuar con las más fáciles; 5) no estudiar seguidas materias que puedan interferirse como puede ser dos idiomas diferentes; 6) relacionar materias o estudios que sean semejantes o que son necesarias para otras asignaturas.

Con todo esto, ya podríamos realizar nuestra propia planificación diaria y semanal, teniendo en cuenta:

  1. Cantidad de ejercicios, deberes, problemas o lecturas os manden los profesores analizando a nivel diario, semanal o bien en vacaciones.
  2. Tiempo que necesitas para poder realizar repasos de cada una de las asiganturas a lo largo de la semana, siempre marcando los temas que tengas más dificultad ya que serán a los que tengas que dedicar más tiempo.
  3. Importante también marcarnos el tiempo de descanso, tanto diario como semanal. Lo normal sería siempre ponernos un día del fin de semana como día de descanso total, pero también hacer pequeños descansos y tener un tiempo para el ocio todos los días.
  4. Fijar por escrito tu horario personal y tu planificación, debe ser flexible pero tenerlo por escrito nos obliga a ver mejor las obligaciones que tenemos a lo largo de la semana. Hay que intentar cumplirlo al 100%, pero siempre que hagamos un trabajo bien hecho darnos algún premio. Si cumplimos de forma efectiva nuestro horario, estudiar se convertirá en un hábito y repercutirá de forma muy positiva en nuestros resultados.

SEMANA SANTA ¿VACACIONES O ESTUDIAR?

Llegan las vacaciones y con ellas el dilema de siempre: son vacaciones y todos nos merecemos un descanso, pero tiene que estudiar ¿qué hacemos?

Es cierto que son vacaciones y que los niños tienen que descansar. Y nosotros también por supuesto. No nos apetece nada estar pendientes de que estudie, que haga los ejercicios que le han puesto en el cole, que repase para los exámenes que tiene a la vuelta… Y no hablemos si encima tiene cerca alResultado de imagen de disfrutar en vacacionesguna recuperación. Si le dejamos que no haga nada, sabemos que a la vuelta va a ser mucho peor, porque vendrán los agobios, el estrés… y ya nos vemos el último día antes de volver al cole haciendo todos los deberes deprisa y corriendo. El niño llorando, nosotros perdiendo la paciencia… Así que decidimos que mejor que estudie en vacaciones. Pero llega el segundo dilema: los días que yo trabajo y él tiene vacaciones, no va a hacer nada y lo sé. Y durante las vacaciones es aún peor: cargar con todos los libros, sin espacio en la maleta, organizarse para salir, excursiones, playa… y los libros, los dichosos libros.
¿Cómo lo organizamos?

Aquí van algunos consejos útiles para pasar unas buenas vacaciones y compaginar ambas cosas:

  • Organizarse lo antes posible: hacer una lista de tareas académicas a realizar. Por ejemplo: ejercicios de matemáticas, esquemas de sociales, resumen de naturales, comentario de texto de lengua y estudiar para la recuperación de lengua de 1º de la ESO.
  • Distribuir las tareas: lo primero es decidir cuáles requieren tener a mano más material, es decir, aquellas para las que necesitamos el cuaderno, el libro, el archivador… Esas son las que habrá que hacer antes de irnos fuera de vacaciones. Por ejemplo, podemos dejar los ejercicios hechos antes de marcResultado de imagen de estudiar en vacacionesharnos y también los resúmenes de lo que haya que estudiar. Así solo tendremos que llevarnos las hojas con los resúmenes y esquemas. Podemos usar una carpeta de fundas para llevar solo lo necesario, que ocupan poco espacio y mantendrán los apuntes protegidos y ordenados.
  • Asegurarnos de que nuestro hijo hace estas tareas aunque nosotros estemos trabajando. Para ello, le dejaremos apuntado por escrito el cronograma y lo que debe hacer cada día. Si tiene un corcho en su cuarto puede sernos muy útil apuntar la fecha y las tareas a realizar cada día y pincharla en el corcho, para que lo tengamos siempre a la vista. Por la mañana antes de marcharnos al trabajo o dejarle en casa de los abuelos, le recordaremos lo que tiene que hacer. Así, a la vuelta del trabajo podremos comprobar si lo ha hecho y revisarlo rápidamente.
  • Comprobar que cumplimos con lo pactado: cada día tacharemos de la lista las tareas que están ya realizadas. Así nos aseguramos de que no nos olvidamos de nada.
  • Por último, si sabemos que tiene que estudiar pero no se le da demasiado bien, siempre podemos pedir a su profesor que le marque algunos ejercicios que puedan serle útiles para repasar. Le servirán como estudio, pero de una forma más activa. Él no se aburrirá y nos aseguramos de que repasa lo más importante.

Si lo hacemos así, será mucho más fácil organizarnos en vacaciones, cumplir con todas las tareas pendientes y compaginar los estudios con el tiempo libre. Una buena organización nos deja tiempo para todo.